jueves, 5 de junio de 2014

CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL

Como sabemos que este lugar no trata de modas, no trata de actualidad, no trata de lo que suena hoy en todos los medios sino que se trata (o al menos eso quisiéramos que sea) de un lugar para sacarnos las dudas, para conocer la historia de grandes bandas, de intérpretes del rock, de difusión de bandas nuevas, esta vez pensamos en hablar de Creedence pero desde tres fuentes distintas que se complementan unas a otras y así ahorrar, a los amigos que nos visitan, algunas búsquedas y tratar de abarcar algo más completo e integral. 

*

 Al margen de los movimientos musicales que se producían a su alrededor, la Creedence Clearwater Revival profundizaba en las clásicas raíces rock del pueblo americano, en los sonidos pantanosos de su entorno que tan bien reflejaban las composiciones de su líder John Fogerty. 

Pero esto no significaba que esta mirada rockera perdiera esencias blues, country e incluso pop, logrando una atractiva mezcla musical que tan característico hacía el sonido de la Creedence.
La banda estaba formada por el cantante y guitarrista John Fogerty (nacido el 28 de mayo de 1945 en Berkeley, California), su hermano mayor Tom Fogerty (nacido el 9 de noviembre de 1941 en Berkeley, California) que se ocupaba de la guitarra rítmica, el bajista Stu Cook (nacido el 25 de abril de 1945 en Oakland, California) y el batería Doug Clifford (nacido el 24 de abril de 1945 en Palo Alto, California).
La andadura del cuarteto comenzó a finales de los 50 cuando crearon en la localidad de El Cerrito, un barrio de San Francisco, el conjunto llamado The Blue Velvets, que por esos momentos estaba liderado por Tom Fogerty. 
The Blue Velvets comenzaron pronto a dominar los instrumentos, pues tras salir del instituto se pasaban horas y horas practicando en el garaje de la familia Fogerty. 
Ese dominio les sirvió para ir actuando por toda California en fiestas locales, generalmente rurales. 
Su gran oportunidad les llegó cuando firmaron con el sello Fantasy Records en 1964, año en el que adoptaron el nombre de The Golliwogs.
Por fin iban a grabar un disco con aspiraciones profesionales. Las composiciones irían firmadas por los dos hermanos Fogerty y en su mayoría estaban cantabas por Tom, que poseía una voz mucho más pop y suave que la fiera y vibrante de su hermano John, claves del éxito posterior de la Creedence. Su primer sencillo como Golliwogs sería "Don't Tell Me No Lies", al que siguieron otros como "Where You Been", "You Can't Be True", "Brown-Eyed Girl", "Fight Fire", "Walking On The Water" o "Porterville". Estos temas, la mayoría de ellos alejados del típico sonido Creedence, resultaban muy influenciados por la Invasión Británica (especialmente los cantados por Tom Fogerty) pero mostraban grandes destellos de clase musical y preciosas melodías con influencias beat y en ocasiones sonidos garajeros.
Las magníficas "Fight Fire" o "Walking On The Water" ya llevaban incluídas el sello de John Fogerty y la última al igual que "Porterville" serían incluídas en su primer LP que grabaron con un extraño título, "Creedence Clearwater Revival" (1968), nombre también que la banda había adoptado para lanzar su disco grande. 
El disco era un notable trabajo dominado ya por John y que contenía famosas versiones de "I put a spell on you" y "Susie Q", la mejor ejecución del popular tema que jamás se haya hecho que subió hasta el puesto 11 en las listas estadounidenses.
El año 1969 resultaría espectacular para la banda californiana con un genial John Fogerty desplegando toda su capacidad como compositor para convertir a su grupo en uno de los puntales del rock mundial.
"Bayou Country" (1969) contiene su primer gran éxito, el single "Proud Mary" que entraría en los primeros lugares de las listas estadounidenses y británicas convirtiéndose en una de las canciones más importantes del año. Para Bob Dylan, "Proud Mary" fue la mejor canción de 1969. Los sonidos sureños empaparían el album con temas como "Born on the Bayou", "Bootleg" o "Keep on Chooglin'". 
El segundo disco de la Creedence en el año 69 fue "Green River" (1969), un extraordinario álbum de corta duración (menos de media hora) que incluía otros sencillos de gran éxito como "Bad Moon Rising" o el título homónimo del disco. 
Excelentes canciones como la balada "Wrote song for everyone" o "Lodi" mostraban la madurez de John Fogerty como compositor y vocalista. Además de todo ello, era un consumado productor y arreglista y sus tres acompañantes unos excelentes músicos con un gran sentido del ritmo. 
"Willy & The Poor Boys" (1969) fue su último disco en el año de su consagración y una obra maestra. Es un disco imprescindible sin desperdicio con ataques a la guerra del Vietnam y diversos comentarios sociales en grandes temas como "Fortunate Son", "Down on the corner", It came out of the sky", "Cotton fields", "Poorboy Shuffle", "Don't Look now" o "Effigy". 
Lo mejor para la banda fue que sus discos eran recibidos con júbilo por parte del público que casi siempre elevaba sus sencillos entre los diez más vendidos.
El año siguiente, el infatigable John Fogerty y su banda regresaron con otros dos trabajos de envergadura. El magistral "Cosmos Factory" (1970) es un ecléctico album que incluía varios homenajes al rock de los 50. La versión del clásico de la Motown "I heard it through the grapevine" se convierte en una de las cimas musicales del álbum junto a canciones como "Who'll stop the rain", "Travelin' Band", "Looking out my back door", "Run through the jungle" o "Up aroung the bend".
En abril del año de la edición de este disco tocaron en el Royal Albert Hall de Londres.
"Pendulum" (1970) no alcanzó la categoría artística de sus discos anteriores a pesar de ser un estupendo trabajo. 
Canciones como "Have you seen the rain?", "Pagan Baby", "Chameleon", "It's just a thought" o "Hey Tonight" así lo confirman. John Fogerty, un poco harto de que algunos críticos tacharan al grupo de cavernícola e inmovilista decidió esmerarse en tareas de producción incorporando secciones de viento y teclados lo que provocó la creación de nuevas texturas que no fueron aceptadas por muchos de sus antiguos seguidores, quienes buscaban más la espontaneidad de su sonido.
Las tensiones entre la banda, que se fueron acumulando a lo largo de los años por la preeminencia de John, se acentuaron tras este disco. Tom Fogerty, que había sido el fundador del grupo (recordemos que al comienzo se llamaban Tommy Fogerty & The Blue Velvets) y principal compositor en sus años iniciales se mostraba reacio a continuar si el predominio de su hermano proseguía.
John intentó democratizar la Creedence concediendo mayor participación a los otros componentes pero Tom no aceptó la propuesta y se marchó del grupo para comenzar una carrera en solitario que inició con el disco "Tom Fogerty" (1972) pero que no obtuvo demasiada repercusión. 
Los tres restantes miembros de la Creedence grabaron "Mardi Grass" (1972), su disco más flojo en el que Clifford y Cook compartieron créditos en la composición y en la producción junto a John. Fue un fracaso y demostró que sin la figura de John Fogerty, la significación de la Creedence Clearwater Revival nunca hubiese existido. 
Las giras continuaban con éxito y así publicaron el directo "Live in Europe" (1974), que recogía actuaciones realizadas en el año 1971 (ya sin Tom) por el viejo continente. El disco lo editó Fantasy Records cuando la banda ya estaba disuelta, pues la Creedence había roto en el verano de 1972.
John comenzó una exitosa pero poco fructífera (debido a problemas legales) carrera en solitario y Stu Cook (que también estuvo con la banda Southern Pacific) y Doug Clifford formaron la Creedence Clearwater Revisited para girar cantando los antiguos temas de la Creedence. 
Lamentablemente, Tom Fogerty falleció el 6 de diciembre de 1990 a causa de una tuberculosis frustrando una posible reunión de los cuatro miembros de una de las mejores formaciones de la historia del rock estadounidense.
John Fogerty, que rechazó varias propuestas de sus antiguos compañeros para reunirse y girar con el nombre de la Creedence Clearwater Revival (Doug y Stu actúan como Creedence Clearwater Revisited), ha grabado últimamente el disco "Revival" (2007).

*

Creedence Clearwater Revival empezó su historia en 1959 en California con distintos nombres, como The Blue Velvets o The Golliwogs. Vinculados al movimiento hippie de esos años, siempre tuvieron una postura entre el mundo y la música.
Su nombre es uno de los más complejos en la historia del rock. La palabra credence, que significa fe o crédito, la usaron para ratificar su idea de justicia, y le agregaron una e para hacerse distintos y para subrayar que no iban a tocar acid rock. Clearwater es agua clara, que la sacaron de un anuncio de cerveza y Revival era por renacimiento "para indicar una resurreción de nuestro propio ser, ya no íbamos a seguir los dictados de ningún manager, íbamos a tomar las riendas", explicó el baterista Doug Clifford en el libro "Rock Names".
Con posturas políticas bastante progresistas y el custionamiento a la guerra de Vietnam como bandera de lucha, fueron una de las bandas más vendidas de los 60. También se distinguieron por su opción musical, que descartaba la psicodelia hippie como recurso y que supo mezclar de una singular forma las raíces del rock norteamericano con los sonidos casi folclóricos del sur de Estados Unidos.
Desde 1967 a 1972 se extiende la historia de este cuarteto. Luego vino la ácida disolución y las eternas riñas con el sello Fantasy que se quedó con los derechos de Creedence y que editó varios compilados posteriormente. Una larga historia que ayudó al entierro de la banda, pero que no fue capaz de borrar a ninguno de los miles de seguidores que tuvo y sigue teniendo en el mundo.
El Resurgimiento de Creedence Clearwater en 1969 y 1970, los años cuando ellos eran sin duda la banda más exitosa en América. Creedence golpeó con acordes verdaderos, con los registros que eran limpios, exigentes, vívidos, y rápidos (...)
Bayou Country fue el álbum más explosivo de los CCR y el más rockero, en el más puro sentido de la palabra. Ellos pudieron coger el camino fácil de la psicodelia, pero prefirieron abanderarse del sonido fresco de las canciones sureñas y de sus melodías simples, pero maravillosas (por el mismo motivo). John Fogerty, el guitarra líder-compositor-vocalista-productor y vendedor ... de este grupo deja en Bayou Country dos temas fundamentales para la música occidental: Proud Mary, que narra las desventuras de un vagabundo que toma un ferryboat por el Mississipi, y Born On The Bayou, una fuerte canción de protesta –aunque no lo parezca- contra la discriminación racial del Sur. My papa said "son, don´t let the man get cha and do what he´s done to me" es la frase de advertencia de la nueva generación de aquella época contra los más grandes males que han acechado al mundo: la intolerancia y su hija, la violencia. Graveyard Train es acojonudante (SIC) y uno no puede dejar de moverse ante su bamboleante ritmo. Good Golly Miss Molly ("La Plaga", en español) es el mejor cover que alguien haya podido hacer del clásico de Little Richard, el cual les estará eternamente agradecidos. Keep On Chooglin´ cierra el disco con una fuerte dosis de rock duro y monocorde: muy, muy bueno. Fogerty chilla y se divierte con su guitarra eléctrica sin ninguna distorsión ni efectos de psicodelia que unicamente aturdirían al oyente que en ese momento, al igual que ahora, busca sinceridad. En fin, Creedence Clearwater Revival, con este álbum, pudo haber tomado la posta del éxito que los Beatles dejaron en 1966: el éxito del público, de los conciertos, de las canciones sencillas y fáciles de escuchar; pero no por eso malas.
¡Al contrario! John Fogerty puede estar entre los diez mejores compositores de música popular de occidente y los que lo duden al inicio cambiarán de opinión al escuchar la más conocida antología del grupo: Chronicle. Cuesta mucho describir en letras la fuerte emoción que transmiten poemas como Who´ll Stop The Rain, Long As I Can See The Light o Have You Ever Seen The Rain. Solo cada uno de nosotros sabe lo que es llevar la melancolía dentro, pero por alguna razón, Creedence logra hacernos expresarla y no sentir vergüenza de ello. Nos hace mover el esqueleto con irónicos y a la vez contundentes mensajes como Bad Moon Rising y Fortunate Song. Esta última canción merece un comentario aparte, al ser en mi modesta opinión la mejor canción que alguien pudo haber escrito sobre la guerra de Viet—Nam. Fogerty no tomaba el plano político ni económico ni militar del problema. Sencillamente llamaba la atención a la sociedad norteamericana en dos minutos y medio con una lírica que podría resumirse así: "Hagan la guerra que hagan, con cualquiera, siempre tendrán que ir a pelear jóvenes pobres americanos, nadie más. Asi que ¿por qué protestan por algo que no les va a pasar?" Para hacer una canción así hay que tener muchísimo sentido común. Aunque John Fogerty tuvo problemas con la disquera Fantasy y con su propietario Saúl Zantz —un mecenas que lo traicionó al adquirir los derechos de todas las canciones de Fogerty en CCR y que con ese dinero se hizo productor "serio e independiente" en Holywood—, su talento se sigue reinvindicando en grupos que reconocen en Creedence Clearwater Revival a su mayor influencia y uno de los más bellos ejemplos de música norteamericana.
Chronicle y su secuela Chronicle II les darán dos horas y media de excelente música y, además, de dudas al poner por unos instantes a los Beatles y a los Stones fuera de sus pedestales de los más grandes grupos de rock. No lo podrán creer.
Hubo un tiempo que fue hermoso, en el que los hermanos John y Tom Fogerty lideraron una banda de rock bien norteamericano, bien rutero y bien crudo. No era un dechado de virtuosismo ni sutileza, pero impactaba como pocas. Se llamaba Creedence Clearwater Revival, duró apenas cinco años –entre 1968 y 1972–, pero en ese lapso sacó siete álbumes que están entre los más clásicos de la historia del rocanrol. CCR vendió 120 millones de placas y llenó de hits los charts del mundo, incluyendo los argentinos. Pero Tom se fue del grupo en 1971 y los miembros restantes apenas publicaron un disco más. Después se disolvieron y nadie supo de sus vidas sino ocasionalmente, cuando alguno de ellos decidía grabar algo. En Creedence siempre se miró a los Fogerty, pero había una base monolítica conformada por el bajista Stu Cook y el baterista Doug Clifford. A fines de los ‘90, la base decidió que era buen momento para armar su propia versión de CCR. Los buenos de Stu y Doug Cliffords reclutaron tres músicos y cambiaron por “Revisited” el “Revival” del nombre original. Con la nueva formación ya han venido a la Argentina en tres oportunidades, siempre con éxito.
¿Por qué estaba lleno el Gran Rex un martes a la noche? Hay dos formas de ver el fenómeno de Creedence Clearwater Revisited. Una es pensar en que Cook y Clifford son dos caraduras que lucran con los temas que compuso John Fogerty y que la nueva versión es sólo una banda de covers agravada por el hecho de tener miembros originales del grupo. Los detractores pueden agregar que hacen canciones de hace treinta años, que no evolucionaron en su sonido y montones de otros argumentos. Para ellos, la calificación que figura más arriba es, sin dudas, una exageración y una injusticia. Pero ellos no fueron a ver a los Revisited.
Quienes llenaron el Gran Rex, además de algunos jovencitos con remeras de La Renga (CCR es una de las principales influencias de Chizzo y compañía), eran nostálgicos de ese tiempo que fue hermoso, algunos con las chapas voladas hace años, otros empeñándose en mantener el pelo largo a pesar de las canas, de traje o con apretados atuendos de motoqueros. Para ellos, tener a Cook y Cosmo Clifford enfrente es como un sueño hecho realidad. Además, la garganta del cantante John Tristao parece haber recibido el mismo tratamiento de aguarrás y papel de lija que la de Fogerty, al punto que obliga a preguntarse si los científicos que clonaron a Dolly anduvieron metiendo mano en las cuerdas vocales de este gordo reemplazante del antiguo líder.
Todos los músicos la pasan bárbaro durante el concierto de los Revisited. El baterista y el bajista, porque nunca antes obtuvieron semejante atención de parte del público; el guitarrista Elliot Easton (ex The Cars), porque puede hacer solos punzantes a placer; el cantante, porque ocupa el lugar con el que debe haber soñado más de una noche; y el tecladista Steve Gunner, porque lo dejan hacer unas introducciones más bien innecesarias.
Y el público también disfruta, porque los Revisited pueden estar viejos, pero continúan con la tradición del rocanrol a pura polenta que caracterizó a los Revival en su época. La lista de temas comprime veintitrés hits que uno ya escuchó hasta el hartazgo, pero que hacen mover hasta al más amargo: “Born on the Bayou”, “Green River”, “Suzie Q”, “Who’ll stop the rain”, “Midnight special”, “Proud Mary”, “I put a spell on you”, “Fortunate son”, “Have you ever seen the rain”, “Travelin band” y”Up around the bend”, entre otros. Todo suena igualito que en los discos en los que cantaba John Fogerty y, en caliente, la ilusión del viaje hacia el pasado funciona a la perfección. Eso es todo, aunque no es poco.

*

"En 1968, acostumbraba a decir que quería grabar discos que se siguieran poniendo en la radio 10 años después de grabados", dijo en algún momento John Fogerty antes de entrar al Salón de la Fama del Rock and Roll. En retrospectiva Fogerty logró lo que quería. 30 años después canciones como "Proud Mary," "Born on the Bayou," "Bad Moon Rising," y "Green River", siguen siendo clásicos del rock. Se puede decir que Creedence Clearwater Revival definió el espíritu del rock and roll norteamericano en su esencia.

En 1958 el rock ya estaba en marcha y, prácticamente, en cada secundaria había una banda tocando una música sin buena reputación. Uno de esos casos era la Secundaria Potola Jr, del suburbio El Cerrito de San Francisco, California.

El grupo arranca como los Blue Velvets en 1959. La formación original estaba formada por Fogerty en la guitarra, Stu Cook en el bajo y Doug Clifford en la batería. Se unieron por la pasión de Fogerty y Clifford por el blues y el rock and roll. John Fogerty compró una guitarra Sears Silverstone y su amplificador en US$80,00 con un préstamo firmado por su madre y que debió pagar repartiendo periódicos. Sin embargo, Fogerty no sabía tocar y aprendió por si mismo en el sótano de su casa durante largas horas de práctica. Por su parte, Doug consiguió un redoblante usado que tocaba con unos palillos hechos a partir de unos tacos de billar viejos.

El grupo solamente tocaba versiones instrumentales de temas populares de la época. Tocaban en ferias y fiestas. Lo hacían mientras iban a la secundaria en El Cerrito, San Francisco. A pesar de ser una de las pocas bandas adolescentes del área, nunca les faltó donde tocar. Ansiosos como estaban por tocar cada día mejor, empezaron a ir a los estudios de grabación y lograron tocar como grupo de soporte para otros artistas locales. En 1959 participaron en la primera grabación para Christy Records, fueron los músicos para un cantante negro llamado James Powell. En ese entonces los miembros de la banda estaban en tercer año de secundaria.

La entra de Tom Fogerty a la banda se dio cuando su grupo, "Spider Webb and The Insects", se separó en ese año. Consciente de que tenía fuuro como cantante, le pidió a su hermano menor y su amigos de que le apoyaran grabando un demo para Pat Boone. Aunque todos los del círuclo íntimo coincidieron en que el tema era bueno, Boone lo rechazó y lo devolvió con muchas observaciones. Fue entonces cuando Tom convenció a los chicos que lo necesitaban para que cantara y dado que John aún no lo hacía y solamente tocaban temas musicales, la decisión se tomó rápido. Así, Tom Fogerty y los Blue Velvets, como se llamaban ahora, empezaron a tocar en cualquier lugar que se los permitiera. Inclusive en 1961 grabaron tres discos sencillos para ORchestra Recors sin mayor éxito.

Cuando se agregó el hermano mayor de Fogerty, Tom, en 1960, en la guitarra rítmica y las voces el grupo pudo empezar a tocar en bailes y en 1964 lograrían un contrato con Fantasy Records. Sin que la banda lo supiera, la disquera los rebautizó con el nombre de los Golliwogs para que sonaran más ingleses en medio de la invasión británica. Bajo ese nombre grabaron 7 canciones que no tuvieron mayor exposición ante la audiencia. Finalmente, en 1968, la disquera relanzó el último de los sencillos del grupo, "Porterville", bajo un nombre que había escogido la misma banda: Creedence Clearwater Revival.

El nombre fue en honor de un amigo de John de nombre Creedence. El cambio de nombre le sentó bien a la banda porque de hecho era el primero que realmente les daba una identidad. La disquera había cambiado de dueños justo cuando la banda estaba empezando a hacer ruido tocando en todo lugar que se pusiera al frente y cuando bandas como Grateful Dead marcaban el ritmo de la música en la bahía.

Lo de Fantasy fue una casualidad interesante. Los hermanos Fogerty estaban viendo un especial de televisión llamado "Anatomía de un hit" y se dieron cuenta que la disquera del programa era Fantasy, que quedaba del otro lado de la bahía de San Francisco. Llegaron como un tornado y cargados de material a mostrar su trabajo. En la disquera quedaron tan impresionados por el entusiasmo de los muchachos que los contrataron casi de inmediato.

Siguieron tocando por todas partes, agregando las bases militares en su agenda, y en un momento en que no había mucho trabajo John aceptó un trabajo corto en otra banda en la que pudo cantar. Así, ganó confianza en su talento como cantante. Tenía que gritar para compensar los problemas técnicos de los equipos, eso fue lo que definió su estilo tipo bluesero. Otro cambio fue el de Stu, que pasó del piano, instrumento que originalmente lo trajo al grupo, al bajo.

Sin embargo, la música no pagaba. Los hermanos Fogerty trabajaban para mantenerse, Tom en la empresa de electricidad y John como oficinista de Fantasy. Tom tenía que mantener a su esposa e hijo recién nacido. Mientras que los otros dos consiguieron trabajos para poder costearse sus estudios en una universidad local.

Estando John Fogerty consolidado como guitarrista, cantante, compositor y productor, Creedence despegó con la versión neopsicodélica del tema de Dale Hawkins "Suzie Q". La canción empezó a sonar antes de que el Álbum que la contenía apareciera. Los DJ de KMPX la programaron sin parar como una retribución a una de las pocas bandas que apoyó un concierto para reivindicar una huelga de programadores de radio. Bill Drake un asesor de programación de California escuchó la canción y la recomendó a todas las estaciones a las que atendía. 
De ahí en adelante los éxitos se sucedieron uno tras otro mientras se formaron 6 álbumes del rock más puro entre 1968 y 1970: "Creedence Clearwater Revival" que fuera número 52, "Bayou Country" que fue número 7 empujado por "Proud Mary" (luego interpretado por Tina Turner), "Green River" también fue 7 con apoyado por el número dos de "Green River. Luego siguieron "Willie and the Poorboys" (#3), "Cosmo's Factory", su único número uno en los álbumes, y "Péndulo". 10 de sus canciones llegaron al Top 10, aunque ninguna fue número uno. A pesar de que el grupo no tenía un perfil político, algunas de sus canciones representaron el pensamiento de la época y la percepción sobre la guerra de Vietnam, por ejemplo "Fortunate Son" y "Who'll Stop the Rain", que aún hoy siguen representando esos ideales.

Su participación en Woodstock en 1969 vino empujada por sus primeros tres discos. La presentación no fue memorable porque tocaron después de Grateful Death a las 3 de la mañana, cuando todo el mundo dormía. Se sintieron tan incómodos con su actuación que pidieron no aparecer en la película.

Pero fue ese rol protagónico de John Fogerty el que sembró la semilla de la separación. Su hermano mayor se marchó porque no lograba congeniar con el estilo de música y porque sentía que no estaba dando todo lo que podía. Siguieron como trío pero funcionando como una democracia. Sin embargo, ese término es bastante ambiguo cuando hay tres concepciones. El resultado fue "Mardi Gras", probablemente, el peor disco grabado por una banda de la importancia de Creedence.

Creedence Clearwater Revival se separó el 16 de octubre de 1972, fue una banda progresiva y anacrónica al mismo tiempo. Como un monumento a la era dorada del rock and roll, rompieron las filas del movimiento progresivo y psicodélico de San Francisco. Su perspectiva era muy básica y sin compromisos, aferrada únicamente a los orígenes de clase trabajadora de las familias de sus integrantes. El término "Rock de Raíz" aún no había sido denotado cuando entraron en escena, pero en términos generales ellos lo definieron de la misma manera que Little Richard, Hank Williams, Elvis Presley, Chuck Berry.

Video con la historia de Creedence (en ingles)

Video Bad Moon Rising - Subido por DRIVERATOMIC a youtube

video

Fuentes: 
Fotos: Galería de google imágenes
Video de la historia tomado del canal de samuel sabenty
Video Bad Moon Rising tomado del canal de DRIVERATOMIC


No hay comentarios:

Publicar un comentario